2 Sept 2015. Posiblemente el día más largo de mi vida

Lo primero de todo, pedir perdón por no haber publicado nada en tanto tiempo, pero es que realmente, precisamente es lo que me falta, TIEMPO. Es increíble la cantidad de cosas para hacer, cosas nuevas, cosas increíbles, aventuras, o simplemente un paseo con tu hostsis hasta la playa mas cercana a tu casa para ver el anochecer y el eclipse lunar que hemos tenido este pasado fin de semana.

Instasize_0927202707

Ya se que escribo con un mes de retraso este post. Pero me parece un momento adecuado para publicarlo. Después de llevar el 10% de esta aventura completado, con el 90% todavía por delante, es buen momento para recordar el día en el que al fin puse los pies fuera de España, fuera de lo seguro, fuera de lo conocido, fera de Asturias (mi tierrina), fuera de la protección de mi familia y amigos, fuera de mi zona de confort.

El lunes 31 de Agosto, a las 10 de la mañana cojo el tren destino a Madrid. Como ya dije en el post anterior, era un mar de lágrimas. En la estación de Oviedo se sube Celia (ai mi Celia, que habría hecho sin ti). La verdad que el trayecto se nos hace corto yendo juntas. Uno de los muchos recuerdos que me llevo y de los que me llevaré de esto son todos esos gestos que te marcan, porque como he dicho mil y una veces, esto empezó en el momento en que supe que me iba. Esos gestos de cariño y amistad, esos que te transmiten tranquilidad cuando más lo necesitas. Esos amigos de “hace poco” que se han convertido en “los de siempre” y que cuando se dan cuenta de que ya es el día, de que el verano se nos ha pasado y de que te vas, se quedan pálidos y solo consiguen abrazarte. Pero en medio de ese abrazo, en el que tú ya estas temblando, son capaces de plantarte un beso en la frente y decirte que aquí te esperan cuando vuelvas. Esos que van a la estación solo por poder despedirte una vez más, y que te dicen que “no te voy a decir Adiós, sólo hasta pronto, porque esto va a pasar volando”. Esas manos agarradas en el tren mientras nos aguantamos las últimas lágrimas que vamos a derramar, porque a partir de aquí no se llora, a partir de aquí nos comemos el mundo. Todos esos gestos te hacen madurar, y te hacen apreciar lo que tienes.

LLegamos a Madrid, nos cambiamos y tenemos las fotos para los periódicos. Que bonito quedan veintipico personas de Madrid y luego en la foto de Asturias sólo dos jajaja. Ole esas asturianas.

Reuniones, reuniones, juegos, reuniones, reuniones, comida con el embajador, más reuniones… y algo de tiempo para ir a la piscina, charlar, cantar… Esto se ha convertido en una familia, la familia Spanadian. Para futuros becados, no os preocupéis si llegáis a Madrid y os empezáis a poner nerviosos y a no saber dónde os estáis metiendo. Yo estaba así o peor. Lo único que veía y oía era a todo el mundo con las cosas clarísimas y yo era un mar de dudas. Habré hecho bien, podré con ella, me entenderé en inglés, serán como aparentan, y las más temida por todas, haré amigos. Así pasamos dos noches (bueno, los que volábamos a Amsterdam, una noche y dos horas) y llegó:

2 de Septiembre de 2015. Posiblemente el día más largo de mi vida.

02.00 AM // Suena el despertador (en realidad nos llaman desde recepción como habíamos pedido) en el NH Las Ventas (Madrid, España). Como ya habíamos acordado antes de dormir (si se le puede llamar dormir) la primera en ducharse es Maria (becada de Cuenca), la segunda Mar (becada de Barcelona) y la última yo.

03.00 AM // Arrastramos nuestras maletas por el silencioso pasillo del NH. Llegamos a recepción puntuales como un reloj, nadie se retrasa, nadie se duerme, nadie quiere quedarse en tierra.

03.05 AM // Recogemos nuestros móviles (por fiiiin) No sabéis lo mal que se pasa incomunicados casi dos días, sobretodo cuando por la noche te dan bajones y necesitas hablar con tus padres, tu mejor amiga o tu mejor amigo.

Después nos entregan nuestro desayuno; una bolsa con un sándwich, dos mininapolitanas de chocolate (que muy a mi pesar no me consigo tomar), una pieza de fruta y una botella de agua (bendita agua que es lo único que puedo meter al cuerpo).

Siguiente paso, subir las maletas grandes del piso de abajo… por las escaleras… 23.5 kg (sí, me pasé 0.5kg) toda una aventura si encima contamos que yo llevaba mi violín a la espalda.

03.15 AM // Ya en el bus por fin enciendo el móvil. Empiezan a llegar todos los mensajes de despedida y de ánimos, y de algún que otro despistado que piensa que ya estoy en Canadá.

03.30 AM // Aeropuerto de Barajas (Madrid, España). Haciendo cola para facturar en nuestro primer vuelo con destino Amsterdam. Los nervios del momento hacen que todos empecemos a pesar las maleta en los puestos libres (sí, lógicamente a las tres de la mañana hay muchos puestos libres) Nervios a flor de piel, los afortunados que pueden desayunar se toman el sándwich, cambios de última hora para intentar que la maleta pese menos… y al fin toca facturar. ¡Alerta! ¡Problema! La compañía no me deja llevar conmigo mi violín + el troley… ¡Alicia! Aquí llega Alicia a mi rescate y finalmente decidimos sacar el portátil del troley, y la documentación y “cosassumamentenecesariasparaelviaje” las guardo en el violín. Menos mal que la compañía deja facturar el equipaje de mano gratuitamente.

03.45 AM // Pasado el susto (el primero) toca control de seguridad. Pitaré, no pitaré… No pito.

06.00 AM // Toca coger nuestro primer avión y decir “¡Adiós España!¡Nos vemos en 10 meses!” Cabe decir que mi primer vuelo me lo pasé sobadísima (y sino preguntadle a mi amigo cántabro David, quien por cierto no se libra de mí desde la reunión de Vitoria). Al parecer el pobre fue apretujado en el sitio del medio con Laura y conmigo cada una sobada a cada lado.

08.00 AM // ¡Amanecemos en Amsterdam! Pero al ir tan dormidísima como iba obviamente ni me enteré. En Amsterdam no tenemos que recoger nuestras maletas facturadas, lo que es un grandísimo alivio. Lo peor son las 5 horas que nos quedan de espera. Menos mal que Enol y Diego son tan pringaos que madrugan para entrenar y les tengo ahí para tirar de mi hacia arriba y decirme que todo va a ir bien. Gracias chicos.

Lo primero que hacemos en Amsterdam es intentar desayunar. Pero no vamos a ir los 29 juntos, así que se hacen los típicos grupitos. María, Neus, Mar y yo nos vamos a una cafetería. Me compro un curasán y un agua. Y cuando me siento a intentar comerlo llegan los mensajes de papá y mamá. Y si a la vez estás hablando con tu mejor amigo y uno de los mejores, lo que consigues es un nudo en garganta y estómago horrible. Es increíble como dos días y la situación en la que estamos une tanto. Porque con un sólo gesto o una sola mirada ya entiendes a tus compañeros. Gracias a todos mis Spanadians por estar ahí para apoyar siempre.

Finalmente el tiempo en Amsterdam no se pasa tan mal. Una vez que consigo controlar los nervios (gracias mamá). Eso sí, el curasán sigue siendo misión imposible así que se lo doy a Maria. Sacamos las cartas, formamos un grupo de “vagabundos” tirados en el aeropuerto de Amsterdam. Después de jugar a burro, a mentiroso, a veo-veo y hasta palabras encadenadas es hora de volver a embarcar. El avión sale con retraso lo que ayuda a ponernos maaaaaas nerviosos. Eso sí, subir al avión y quedarme boquiabierta… ¡Pedazo avión! Cada asiento con su tele delante, tu cargador para el móvil… un lujo. Creo que me vi unas cinco películas en el vuelo. Además las dos comidas que hicimos en el avión deliciosas. Al fin llegamos a Vancouver sobre las 22.30 hora española, 13.30 hora canadiense. Pasar aduana, recoger maletas facturadas, ir a inmigración. Y ahí el gran reto, qué me preguntarán, les entenderé, cuánta cola habrá que esperar… Pues no me preguntaron nada, les entendí perfectamente y en 30 min habíamos pasado los 29. Única anécdota: casi me dan el visado de uno de mis compañeros (sí chico) y a él el mío. Luego dicen que los canadienses son ordenados… en fin… que me veron rubia, de ojos azules y de 1.90 como es Adrián jajaja.

15.30 PM (Vancouver) – 00.30 AM (España) // Llega el momento de más despedidas, a la mayoría les volveré a ver en 10 meses en la vuelta a casa, pero aún así es emotivo, si es que se os coge un cariño… Unos cogen otros vuelos hacia sus ciudades, y los primeros afortunados empiezan a recibir sus familias en el aeropuerto. Que ganas tengo de ver a la mía.

16.30 PM (Vancover) – 01.30 AM (España) // Y aquí estamos en la terminal más remota y pequeña del aeropuerto de Vancouver los 7 que volamos a Commox, en la Isla de Vancouver. Y todavía nos queda hasta las 18.45 para coger nuestro “avión” (más bien avioneta) a la isla. Así que despedimos a Alicia que ya se queda en Vancouver a hacer todo el papeleo de ReadLeaf y nos ponemos otra vez con las cartas.

18.45 PM (Vancouver) – 03.30 AM (España) // Ya pasadas las 24 horas de empezar nuestro viaje, cogemos nuestro último vuelo, con Laura y conmigo acojonadas por el riesgo de tormenta y el violín y los troleys que no caben en los cajones de equipajes de mano. Eso sí, la única azafata del avión, en un vuelo de excasos 45 min, se dedica a pasar comida y bebida a los, como mucho, 15 pasajeros.

19.30 PM (Commox) – 04.30 AM (España) // Aterrizamos en Commox. OMG. Que nervios. Bajamos las maletas y empezamos a ver los familiares en las ventanas. Y de repente veo a Grace… y a Rick… y a Bettina… En cuant entramos voy rápido hacia ellos y todas esas dudas de qué hago, ¿dos besos?, ¿me quedo quieta? Se resuelven en un cariñosísimo abrazo. Cogemos mi maleta y nos vamos.

20.00 PM (Commox) – 05.00 AM (España) // Primera cena súper canadiense en un bar de carretera, que más adelante descubriré que es lo más típico aquí. Mi primera hamburguesa norteamericana que esta de muerte.

20.45 PM (Commox) – 05.45 AM (España) // La vuelta a casa en coche me la paso pegando cabezazos del sueño que tengo.

21.30 PM (Parksville) – 06.30 AM (España) // Llegamos a casa. Rápida visita a la casa. Llego a mi habitación…  y plof… caigo rendida en la cama

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s